domingo, 6 de mayo de 2018

Actividades y anuncios


OREMOS POR TODAS LAS ACTIVIDADES DE ESTE MES

***

CULTO DE ORACIÓN Y ESTUDIO
Martes 8 de mayo, 19 hrs.
Modera: D.I. Laura Cabrera B.

Llamamiento: Salmo 119.57-64
Oración de ofrecimiento
Himno: “Cerca de ti, Señor” (314)
Círculo de oración (elecciones) y testimonios
Lectura bíblica: Ezequiel 31.1-13
Tema: Grandeza del rey de Egipto
Himno: “Fuente de la vida eterna” (531)
Ofertorio
Bendición pastoral


EGIPTO ABATIDO COMO UN CEDRO
Julio Lamelas Míguez

E
z 31.1-18, oráculo contra el faraón, está distribuido en las dos partes clásicas de acusación (Ez 31,2-9) y condena (Ez 31,10-14). Compuesto mientras todavía duraba el asedio de Jerusalén, se dirige contra la pretenciosa potencia del faraón (Ez 31,2).

No faltan tampoco elementos mitológicos en este texto. Se habla del árbol cósmico, por ejemplo. No parece que se trate de un árbol normal como el de la alegoría de Ez 17. Ahora estamos ante un cedro superior a los demás árboles, más alto que todos los árboles del campo y del jardín de Dios (Edén); su copa llega hasta las nubes. Un árbol sagrado, al que en Eridu, ciudad sumeria al sureste de Babilonia, junto al Golfo Pérsico, se le daba culto porque era portador de longevidad y producía ansias de inmortalidad. La literatura babilonia describe este árbol con grandes proporciones cósmicas, manteniendo unidas todas las esferas del universo: desde el caos subterráneo, en el que hunde sus raíces, hasta las nubes alcanzadas por su copa.

El faraón aquí es comparado alegóricamente a este árbol centro y fuente de vida compenetrado profundamente con las fuerzas de la naturaleza. Las ideologías reales del Oriente Próximo antiguo nos hablan de esta integración total del rey con la naturaleza. De ella y del mismo rey, árbol fecundo, irradian la abundancia y fertilidad para la tierra y para su pueblo (véase Sal 72).

Pero este árbol cósmico se convertirá en árbol normal a causa de su engreimiento y soberbia, como puede leerse en la segunda parte de este poema (Ez 31,10-18). Será abatido por los babilonios (Ez 31,10-12) y terminará sus días con los demás árboles en las profundidades del abismo, en el sheol (Ez 31,14ss).

Se trata de una destrucción política (Ez 31,10-14) y de un castigo ultraterreno (Ez 31,15-18); no se trata simplemente de la muerte, sino de un final entre los incircuncisos (Ez 31,18). Nótese también la invitación a la humildad de Ez 31,14, porque los reyes orgullosos que se creen dioses, capaces de asegurar vida y prosperidad a su pueblo, han de recordar que son mortales y que la vida de sus naciones no dura siempre.
_______________________________________

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

13 – Día de las Madres / Reunión de Consistorio
20 – Domingo de Pentecostés / Culto de Evangelización / Culto unido de la CMIRP / Mesa de diálogo sobre religión y elecciones

No hay comentarios: