domingo, 14 de mayo de 2017

Actividades

OREMOS POR LAS PRÓXIMAS ACTIVIDADES DE LA IGLESIA

***

CULTO DE ORACIÓN Y ESTUDIO
Martes 16 de mayo, 19 hrs.
Modera: A.I. Vicente Orozco G.

Llamamiento: Salmo 121
Oración de ofrecimiento
Himno: “Al estar aquí” (37)
Momentos de oración
Lectura bíblica: Jeremías 42
Tema: Mensaje a Johanán
Himno: “Buen Salvador, a ti yo acudo” (100)
Ofertorio
Bendición pastoral


HUIDA A EGIPTO
José María Ábrego de Lacy

A
nte el desconcierto se hace necesaria una palabra de luz. Vuelve a aparecer Jeremías. El pueblo, dispuesto a escapar de los caldeos, le pide u n oráculo (Jr 42,1-6); Jeremía s lo pronuncia (Jr 42,7-22); la reacción es inesperada-mente negativa y se van a Egipto (Jr 43,1-7). Jeremías les propone confiar e n la misericordia de Nabucodonosor. Es s u último recurso; será la última y definitiva desobediencia par a la historia. Jeremías va a practicar por última vez s u oficio de intercesor, a pesar de todas las prohibiciones anteriores (Jr 7,16; 11,14; 14,11). El resto del pueblo acude al profeta como último recurso y solicitan de él u n oráculo. Le piden s u intercesión y su palabra. Hay gentes de todas las clases (Jr 42,1), quedan pocos (Jr 42,2; véase Ex 1) y parecen sinceros (Jr 42,5-6). La reiterada promesa de obediencia recuerda la firma de otros pactos (Ex 19,8; Jo s 24,18.21.24) y resalt a la solemne desobediencia final (Jr 42,21; 43,4). Par a Jeremías su postura no parece del todo abierta y confiada; ante ellos se muestra algo reticente: aunque no saben qué camino tomar, Jeremías intuye que no piensan quedarse en la tierra. Acepta la mediación y explícitamente les asegura que les comunicará todo lo que el Señor le diga.
El Señor será testigo del comportamiento del pueblo que escuche su palabra. La situación es confusa y Jeremía s no ve clara la palabra de Dios; n o dispone de ella a s u antojo y tarda diez días e n poder comunicarla. No obstante, la complejidad literaria, su mensaje es claro. Deben quedarse en la tierra y confiar en la misericordia de Nabucodonosor, que ser á el signo de la misericordia de Dios (Jr 42,12). El perdón prolonga el doble sentido de la tierra: como suelo donde será posible construir y plantar (Jr 42.10) y como lugar de salvación y liberación par a el pueblo (Jr 42,11). Al expresar el perdón en términos de "compasión", "misericordia", "consuelo" se mantiene el tono apasionado que provocó el castigo ("ira", "cólera", J r 42,18). El perdón no sólo es el cese de la cólera, sino una nueva presencia salvífica.
_______________________________________

PRÓXIMAS ACTIVIDADES


27 – Desayuno-Taller para mujeres: “Somos poemas de Dios” (Ef 2.1-10)

No hay comentarios: